Plantas aromática y medicinales

Se denomina plantas medicinales a aquellas plantas cuyas partes o extractos se utilizan como drogas o medicamentos para el tratamiento de alguna afección o enfermedad que padece un individuo o animal.

Desde la antigüedad la Caléndula (Caléndula officinalis) goza de gran fama para el tratamiento de varias dolencias comunes, tales como los dolores de estómago, problemas intestinales y hepáticos, así como era muy preciada para el tratamiento de las heridas de forma externa.

Dentro de las propiedades medicinales de la Caléndula destaca la de estimular la circulación sanguínea y acelerar los plazos de curación, ya que ésta flor contiene compuestos amargos y aceites volátiles con marcados efectos antiinflamatorios, anti-bacterianos y calmantes, además de ser una fuente considerable de flavonoides, carotenoides, vitamina C, proteínas y resinas, entre otros. El contenido de bio-flavonoides es responsable de su eficacia para tratar desordenes circulatorios fortaleciendo los vasos sanguíneos capilares.

En Agricultura es una planta supremamente importante para manejar enfermedades fungosas, enfermedades por Bacterias, es decir es un excelente fungicida y bactericida aunque tiene propiedades como preventivas en cultivos de todo tipo.